Nuestro entorno profesional en ocasiones es muy diferente al soñado. Cuando realizamos funciones que nos aburren o incluso incomodan, o el clima laboral no tan apetecible como nos gustaría, sucede que cada día nos resulta más complicado salir con la sonrisa de casa. Estas sensaciones influyen evidentemente en el modo en cómo vemos y sentimos nuestra vida. Hacemos balance y vemos la vida pintada de color verde, gris o negro.

Tantas horas en las que tus pensamientos, tu lenguaje y tus sentimientos positivos escasean se traduce en estados emocionales regados de enfado, rabia y también tristeza, en la mayoría de los casos no admitida. Se traduce en un rumrum en tu subconsciente porque quizás le falta coherencia a tus creencias o los valores que has escogido como propios y que quizás tengan más que ver con otras personas que contigo.

¿Te identificas con situaciones similares?

¿Te gustaría encontrar la fórmula para alcanzar mayor bienestar?

 

Te invito a visualizar… ¿Cómo sería tu vida y tus relaciones si…?

Y te animo a leer el artículo completo en La Nueva Ruta del Empleo y atrévete a pintar tu vida del color qué quieres y te gusta a ti. Esencialmente a ti. En mi opinión, esto solo es posible si te conoces y sabes el para qué de tu vida.

¿te animas a compartir tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.