Muchas de las empresas que miden sus resultados detectan que las jerarquías no son rentables. Toman las decisiones unos pocos y se desperdician ideas, matan la creatividad. Además, sus beneficios aumentan cuando trabajan profesionales con competencias que les permiten ser más eficaces trabajando en equipo y mantener relaciones más satisfactorias.

El primer objetivo es ser contratado, el segundo es permanecer. Las empresas poseen datos que apoyan que las competencias técnicas y la experiencia no garantizan los mejores resultados.

Participar en #ElForo, I Foro del Empleo y Emprendimiento de Alcalá de Henares, supuso un anclaje positivo en mi desarrollo personal y profesional. Sigo entusiasmada y agradezco la propuesta a La Nueva Ruta del Empleo, y la iniciativa a Alcalá Desarrollo y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

El compromiso era romper moldes. Por mi carácter y personalidad, permitirme enfocar la ponencia de un modo distinto manteniendo el objetivo, supuso para mí un subidón importante.

Empezamos con networking, con sonrisas y reflexiones ante la escenificación de “Paco Tu curro” por Héctor Trinidad y Elena Huerga, ¿Quién no se vio reflejado en ciertos comportamientos? Un evento diferente, con participativas mesas redondas y ponencias diferenciadas en tres áreas: Empleo, Emprendimiento y Desarrollo Profesional, con ponentes-ruteros orientados a apoyar al público aportando su conocimiento y experiencia. ¡Un placer conocerles! Un gusto atender a los medios presentes, La luna de Alcalá.

 

 

 

 

 

Mi tema era “Habilidades y competencias fundamentales para el futuro”. Me enfoqué en las que según mi experiencia y la de clientes, conviene desarrollar hoy, porque el futuro es hoy, para así encajar con las necesidades de las empresas y conectar con las personas. Empecé con un mensaje directo: “Vengo a activar vuestras neuronas”.

Foto: Paz Rousseau  ¡Gracias!

El escenario: Dinámica de trabajo en equipo con personas desconocidas entre sí, con unas normas inusuales (a juzgar por sus caras), enfocados en lograr un objetivo común en tres minutos, un tiempo que sonó escaso.

El equipo logró el objetivo, y me encantó, porque salieron a la luz neurocompetencias de las más valoradas por las empresas.

Existen unas competencias técnicas, habilidades y conocimientos que el propio sistema nos recomienda y, en ocasiones, exige aprender (idiomas, informática, contabilidad).

Actualmente trabajamos en equipos multidisciplinares, en proyectos concretos y con objetivos quizás cambiantes, cuando el mercado lo exija. Conviene aprender y entrenar neurocompetencias que permitirán que tu creatividad fluya, tus relaciones personales y profesionales mejoren, y tu rendimiento profesional aumente. Todo ello repercute en tu bienestar y productividad.

Te va a resultar más fácil:

Identificar, sentir y gestionar tus emociones.
Gestionar el estrés.
Afrontar los retos.
Perseverar en tus objetivos.
Gestionar los errores y las críticas.
Tolerar la frustración.

¿Qué neurocompentencias te propongo?

Adaptabilidad: Capacidad para adaptarte a los cambios. Modificar tu propia conducta para alcanzar los objetivos ante dificultades, nueva información o decisiones.

Autoconfianza: Capacidad de confiar en ti mismo y tus posibilidades, con seguridad y actitud positiva antes las adversidades. Pensamiento de yo puedo, yo soy capaz o yo puedo aprenderlo.

Automotivación: Capacidad de encontrar las razones, el entusiasmo y el interés para adquirir nuevos conocimientos y habilidades, para orientarte hacia el logro de tus o vuestros objetivos.

Autorregulación emocional: Capacidad para hallar el equilibrio mediante el control de tus pensamientos, comportamientos y emociones. La neutralidad nos ayuda a aceptar todas las posibilidades, y la inteligencia emocional a identificar, sentir y expresar nuestras emociones, y las de los demás.

Concentración: Capacidad para centrar voluntariamente toda tu atención sobre un objeto, objetivo o actividad que realizas en ese momento, obviando cualquier interferencia. Es vital para adquirir nuevos conocimientos y potenciar nuestra creatividad.

Aprender y entrenar estas neurocompetencias te facilita que trabajes con eficacia en el logro de tus objetivos y que establezcas relaciones más satisfactorias, logrando bienestar.

Si gustas, las empresas te contratarán, pero necesitas entrenar las neurocompetencias para permanecer. ¿Empezamos?

Hola@anamartinmerayo.com

¿te animas a compartir tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.