¿Conoces qué archivas en tu subconsciente?

Nuestros pensamientos, creencias, condicionamientos mentales y también emocionales son esencialmente conexiones neuronales que se formaron en nuestra infancia normalmente. Esto sucede porque de niños y, especialmente hasta los seis años, estamos con la mente muy abierta y dispuestos a captar el máximo de información posible pues esto nos permite sobrevivir. Y aquí estamos, de adultos y con una cadena de filtros que nos condicionan ya que percibimos el mundo en base a esas creencias que se van instalando en el subconsciente.

Las creencias llegan a nuestra vida a través de la educación recibida por padres y profesores, de nuestros amigos, de las experiencias vividas… Pensareis, ¿qué más nos da donde se alojen las creencias? El problema es que nuestra mente subconsciente utiliza para responder, actuar y tomar decisiones entre el 95-99% de la información que ha almacenado desde la infancia. Tremendo el dato que nos demuestra la ciencia. Resulta que pensamos que tomamos decisiones cuando en un alto porcentaje funcionamos en “piloto automático”.

“No son las hormonas ni los neurotransmisores producidos por los genes los que controlan nuestro cuerpo y nuestra mente; son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente y, por tanto, nuestra vida…”

Bruce Lipton

Así es, las creencias nos definen como confiado o desconfiado, poderoso o ineficaz… y afectan a nuestras relaciones y al rendimiento de trabajo, la salud o nuestros logros. Si no consigues el objetivo, revisa tus creencias.

Alguien que de niño reciba el mensaje: “En la vida todo supone un esfuerzo”; “Hay que esforzarse para hacer, ser, conseguir, triunfar…”, adoptará esa creencia como suya. Cuando realice una tarea o consiga un objetivo que le resulte fácil ni lo va a valorar ni se va a valorar, porque no se ha tenido que esforzar para lograrlo, ha tenido demostrar poco o nada para conseguirlo. Lo que le resulta fácil no computa en la vida.

“Los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.”

Bruce Lipton

Supera tus límites ¿Por dónde empezar?

1. Identifica el problema que te limita.

2. Piensa qué quieres y en cómo te quieres sentir.

Continuamos con nuestro ejemplo ¿Qué te impide pensar en una vida fácil, entretenida y divertida? ¿En qué eres igualmente valioso aunque actúes y consigas tus propósitos sin esfuerzo? ¡Incluso si te equivocas!. Bruce Lipton nos da una buena pista, se puede reprogramar la mente con la técnica de PSYCH-K® y grabar nueva información en el subconsciente. Por ejemplo, frases del tipo: «Elijo vivir una vida fácil y divertida»; «Soy valiosa tanto si consigo como si fallo en mis objetivos»;  «Soy valioso cuando me equivoco».

Ejemplos de creencias que nos limitan y su potenciadora:

”El éxito es para unos pocos.” «Me merezco tener éxito en mis propósitos.»

”La vida es esfuerzo.” «La vida es fácil y divertida.»

”Ya soy muy mayor para cambiar.” «Me resulta fácil y grato cambiar.”

Y tú, ¿Qué creencias o emociones quieres cambiar?  hola@anamartinmerayo.com

LIPTON, B. H. (2007), La biología de la creencia: la liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros, Ediciones Palmyra, Madrid.

LIPTON, B. (2011). «La Contra» en La Vanguardia: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110909/54213913374/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia.html

¿te animas a compartir tu opinión?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.