fbpx

Si sufres insomnio o trastornos de sueño comprobarás que al día siguiente te invade un tremendo cansancio, te cuesta fijar la atención y concentrarte, y todo esto lógicamente te irrita.

Y así te sientes un día y el siguiente.

Son razones suficientes como para intentar poner remedio a este problema.

Nos merecemos dormir, descansar y soñar bonito. Y recuperar la energía para enfrentarnos al nuevo día.

 

¿Por qué tenemos dificultad para conciliar el sueño y mantenerlo?

Durante la noche en realidad estamos con la atención muy baja y la sensación de escasa protección.

¿Cómo soluciona esto nuestro subconsciente?

– “Ummm, yo continúo vigilando y así me quedo más tranquilo”.

Si la mente subconsciente siente una amenaza para la persona, va a encontrar razones para permanecer en alerta para sentirse tranquila. Y puede elegir el insomnio o cualquier trastorno del sueño porque le aporta tranquilidad. 

Al subconsciente, claro está. A la persona le estresa una barbaridad. Pero no olvidemos que la mente subconsciente toma el 95% de nuestras decisiones

 

¿Qué nos puede impedir poder dormir?

  • El miedo a abandonarse porque salen a flote sus inseguridades. El objetivo del subconsciente está claro: ¡qué no te duermas! Y por ello mantiene tu mente ocupada pensando incluso en situaciones que ni han ocurrido ni van a ocurrir.
  • La necesidad de querer controlar todo lo que acontece en nuestra vida. Soltar ese control implica arriesgarse a lo desconocido, ¿y si no nos gusta lo que viene?
  • La dificultad para tomar decisiones. Quizás esa persona se siente nerviosa, ansiosa y con estrés o estrés laboral porque el tiempo pasa y no logra decidir sobre ese asunto que le preocupa… Y mientras tanto su vida sigue igual.
  • El pensamiento y rum-rum de que dormir es perder el tiempo, muy común en personas muy activas e hiperactivas.
  • El insomnio y la dificultad para conciliar el sueño también puede tener relación con un sentimiento de culpa. Inconscientemente, la persona piensa que no se merece descansar porque no hace todo lo que puede y debe por su familia, por su madre, por su equipo o empresa, porque no ha logrado una vida exitosa, porque está perdiendo el tiempo…

Podéis consultar estas razones en  el libro “El gran diccionario de las dolencias y enfermedades”, de Jacques Martel.

insomnio

La toma de conciencia para identificar el motivo que te lleva a no poder conciliar o mantener el sueño o no dormir.  Y también te propongo el trabajo de aceptación de la situación y de esa dificultad para conciliar el sueño.

Evita el modo lucha. Acepta esos motivos porque si los rechazas vas a lograr exactamente el polo opuesto, lo contrario.

Medita y reflexiona.  Únicamente existe el tiempo desaprovechado.

En esos momentos de desvelo puedes preguntarte:

¿A qué no estoy prestando atención?

¿Qué peligro me trae o a qué me arriesgo si me duermo?

¿Cuál es mi aprendizaje?

El origen del problema de insomnio o de otros trastornos del sueño: Revisa tu día a día

 

Para el arte del sueño, uno debe estar despierto todo el día”.

Nietzsche

 

Identifica cuáles son los conflictos que te quitan el sueño para comprender la falta de descanso y los problemas de sueño.

Revisa tu día a día para reconocer cuáles son las situaciones de estrés y ansiedad que se reflejan por la noche. Puede que tengas tareas por resolver, o quizás hay un tema que evitas porque te resulta angustioso.

Mónica, a la que agradezco su testimonio vía audio, llegó a mí para solucionar su problema de insomnio desde hacía 5 o 6 años. Quizás su reflexión te ayude y te anime a tomar las riendas de tu vida.

¡Adiós insomnio! (Audiotestimonio 6′)

 

Si has llegado hasta aquí y te sigue resultando difícil identificar las posibles causas, te invito a que reflexiones sobre estas ideas:

¿Cuánto tiempo llevas retrasando tomar una decisión importante?

¿Te gustaría hacer algo diferente en tu vida y sientes que no te atreves porque te frena tu inseguridad?

¿Vives en una relación sentimental o laboral que te resulta insufrible, aunque te asusta la idea de romper?

¿Tienes miedo a apostar por una nueva vida? ¿A qué tu decisión te convierta en otra persona?

¿Sientes que pierdes tu libertad, aunque te sientes responsable de cuidar a quien te cuidó? tu pareja, tu padre o tu madre, tu abuela…

¿La pandemia de COVID-19 ha reactivado en potencia tu mochila de preocupaciones, inseguridades y miedos? ¿Es estrés emocional?

 

Algunas ideas para empezar a vencer el insomnio o el trastorno del sueño 

1  Establece un ritual antes de dormirte que ayude a entender a tu cerebro que mereces descansar. Por ejemplo:

            • Repasa tus logros del día, y visualízate. Piensa a quien has hecho daño hoy, de qué me siento culpable, asumo mi responsabilidad, decido reparar. Asumir la culpa te ayuda a crecer.
            • Practica ejercicios de relajación y respiración diafragmática.
            • Medita.

2. Pregúntate al menos siete veces ¿para qué me sirve no dormir?, hasta que no se te ocurran más razones.

3. Habla al insomnio o a tu dificultad para conciliar el sueño.

Puedes usar una silla, un cojín o una figura para que lo represente. Colócalo frente a ti, ponte a su altura y cuéntale lo que te pasa, qué emociones te hace sentir, ¿enfado, rabia, frustración?

Expresa esas emociones. Puedes hacerlo usando la grabadora de tu móvil o escribiendo a mano. Hazlo sin pensar en que sea perfecto. Déjate fluir. Antes de despedirte, agradécele que te ha ayudado a ver tus bloqueos y poder así avanzar en tu vida.

 

Aprender a identificar, aceptar y gestionar adecuadamente nuestros conflictos emocionales en el día a día es lo que facilitará a nuestro subconsciente nos permita dormir bien cuando decidamos hacerlo.

Es tu turno: Date el permiso para cuidar tu salud y seguir “soñando”.

También puedes pedir ayuda. 

Si has llegado a este post por cauSalidad quiero comentarte que NO soy psicóloga. Comprendo perfectamente las capacidades y los conocimientos de profesionales de la Psicología que yo obviamente no tengo. Y se cuando puedo ayudar y cuando no a quienes solicitan mi ayuda.

Por ello, no te sorprendas si te digo que no soy para ti, que no soy la profesional adecuada en este momento de tu vida. Considero que eso es un modo de ayudarte. Eso sí, mis sesiones en muchas ocasiones son un complemento a los tratamientos médicos o psicológicos. 

 

Te animo a que reserves una sesión de asesoramiento gratuito de 30 minutos, para escucharte y que valoremos si soy la profesional que te puede ayudar y te comente cómo podría ayudarte.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AMM